domingo, 19 de septiembre de 2010

Cuando quedamos mal con alguien...

Cuando quedas mal con alguien te sientes de lo peor, te sientes más mal contigo mismo que con respecto hacia aquella persona. Cuando quedas mal con una persona sucede algo curioso con tus propios sentimientos hacia a ti y hacia aquella persona o personas. Esto se debe directamente a una falta de confianza y de seguridad hacia ti mismo; es como ese pensamiento flotante de ti de: “Que dirá de mi si le digo que No” ó “Puede que se enoje o se sienta conmigo si le digo que No puedo”; en fin un montón de posibilidades negativas que se proyectan dentro de tu cabeza.

Esa frase de (Posibilidades negativas) son pensamientos y hechos que se vuelven al ultimo situaciones y acciones reales en tu vida y sobretodo la relación que llevas con las personas.

De hecho, quedar mal con alguien no es tan malo hacia con aquella persona. En realidad quedar mal con alguien es directamente proporcional hacia ti. Tu eres el que entra dentro de ese Samsara* de pensamientos negativos con respecto a tu actitud hacia alguien. Para no dejarla tan larga; vamos a empezar directamente con lo que experimentamos cuando quedamos mal con alguien.

Ok. Alguien de buena manera te hace una invitación o te avisa de sus intenciones y tu estas invitado. Simplemente tienes dos opciones ir o no ir. Bien; en ese mismo momento de la invitación TU de entrada sabes si vas a ir o NO vas a ir. Tú desde ese preciso momento Ya savias si podías atender la invitación de tu amigo(a); pero decides hacer lo más cobarde… Empiezas a dar la ilusión de que si podrías asistir y quedas en un veremos o un nos llamamos para ponernos de acuerdo en que es lo que vamos a hacer. Desde este punto le dices a la otra persona que si vas a poder ir y que queda en una llamada telefónica.

En estos momentos la otra persona ya cuenta contigo. Pero aquí no importa la otra persona; importas tu. Importa lo que sientes tu hacia ti mismo con respecto la otra persona. Tu te sientes como entre la espada y la pared. Por una parte quedaste Ya en compromiso con otra persona a sabiendas de que no podrás ir. Y es normal que te sientas mal contigo mismo; pues estas quedando mal con tu amigo(a); cuando desde un principio pudiste haber sido claro pero NO.

Entonces empiezan a haber una serie de sentimientos y emociones negativos con respecto a ti y hacia esa persona. Esos pensamientos de que dirá o no lo se… y de alguna manera se empieza a mermar e intoxicar la relación; y sobretodo los pensamientos. Tu sientes pensamientos negativos hacia ti respecto con tu amigo; pues claro porque tu desde un principio pudiste haber dejado las cosas bien en claro. Pero de alguna manera muchas veces respondemos ante un compromiso que no podemos cumplir con inseguridades.

Sabes que la felicidad de otra persona no depende de ti. Nadie debemos depender de NADIE para ser felices, dependemos de nosotros mismos para ser felices. Nadie va a llegar a nuestra vida a hacernos felices porque no es su papel; no nos corresponde la responsabilidad de hacer felices a nadie porque esa es la responsabilidad personal de cada persona. Pero tu felicidad, pensamientos y relaciones con otras personas si dependen de las acciones que tomas en determinadas ocasiones.

Entonces llega el momento de la llamada o de ponerse de acuerdo que es lo que van a hacer y tu de alguna manera o otra sales con tu batea de babas de: –“Sabes que no voy a poder…”, “Es que mi mama me dijo que…”, “Se me olvido…”, “Me salió un compromiso urgente y …”, “Es que tenia algo que hacer y no me acorde que…”. En fin montones de justificaciones cuando tu desde el principio savias que no; pero tenias que llegar a esto de alguna manera. Ahora si; nos vamos a poner en los zapatos de aquella persona y tu eres ese amigo(a) que quedo mal; ¿Cómo te sientes? Supongo que del carajo. Este pendejo(a) ya había quedado y al ultimo salió con sus maiceadas. ¡Te encabronas y con justa razón! Pues este enclenque ya te quito tu tiempo o simplemente ya la cajeteo contigo. Que chingados le costaba decirme –Sabes que no voy a poder. (PUNTO) – y ya; se soluciona todo. No tiene que llegar a más lejos cuando algo tan simple de Si o No pudo haberse resuelto desde un principio… pero esto tiene que ver mas con nosotros mismos, con nuestras inseguridades.

Bien ahora nos ponemos del lado de la persona que quedo mal al compromiso. De alguna manera desde un principio no fuiste sincero @ ni honesto @ con esa persona. De alguna manera tu le importas mucho y ella te importa también. Y de alguna manera no quisiste hacerla sentir mal por no poderle quedar bien pero todo se voltea; las cosas quedan peor al ultimo. Nos duele a nosotros el decirle No a una persona cuando es la mejor opción. No puedo… de alguna manera creyendo que dándole vueltas o dejando el tiempo pasar las cosas se solucionaran y no; empeoran, siempre empeoran.

Pero lo que empeora en la relación son esos sentimientos negativos que surgen dentro de nosotros. ya no vemos con los mismos ojos a aquella persona desde que le quedamos mal. Y te juro que, amenos que aquel sope este enamorado(a) de ti; te seguirá llamando e insistiendo :P… la relación se empieza a mermar o decaer y con justa relación. Pero Tú eres el que la hace mermar. Una persona me dijo:

–Mira a los amigos hay que cuidarlos, a los amigos hay que quererlos y respetarlos. Los amigos son como esos hermanos que nosotros mismos escogemos. Nosotros escogemos a nuestros amigos. A nuestros hermanos simplemente los queremos y ya porque son nuestros hermanos de sangre. Pero a los amigos los escogemos y los cuidamos, depende de nosotros que la relación sea bonita. –

Lo que esta chica me decía era eso que la amistad hay que cultivarla y nutrirla. Es como nuestro jardín; dependiendo del cuidado y atención que le pongamos a nuestro jardín; este florecerá para nosotros y así pasa con todas nuestras relaciones con las personas.

Bueno creo que queda bastante clara la idea. Reaccionamos de manera insegura y con paros cuando respondemos ante una responsabilidad. Nuestros intereses son primero pero también en nuestros intereses están inmersas otras personas y eso es lo que no llegamos a ver. Pues bien creo que ya quedo bastante claro de que ocurre cuando quedamos mal con alguien; nos sentimos mal con respecto a la otra persona y también la otra persona se resiente con nosotros por no tener la suficiente determinación.

Es tan fácil de decir No. –No puedo– Y Ya. La otra persona no se va a enojar. Se va a poner triste y tu también si das largas o al ultimo sales con tus maiceadas; ¡Claro! Es tan fácil hablar directo y a los ojos sin rodeos. Nosotros de alguna manera siempre sabemos que es lo que va a pasar o si de algún de repente sucede algún impedimento; tu rápidamente puedes avisar para cancelar; es lo mismo. Y no esperar a que te busquen para saber que pasó contigo.

Siempre es mejor hablar directo, de alguna manera Yo me siento mejor conmigo y la otra persona también se siente feliz. Y cuando valla a haber alguna otra cosa o invitación me pueden volver a invitar porque de alguna manera saben si van a contar conmigo o no desde un principio.

Bien si  ya la has cajeteando de esta manera la solución es simple. Se que de entrada existen una serie de sentimientos y emociones negativas que revolotean en tu cabeza como malditos buitres y hay que confrontarlos. Simplemente ve de manera directa y honesta con aquella persona. Dile algo así como:

–Hola. Mira la otra vez me invitaste para hacer algo juntos y lo aprecio bastante. Yo desde el momento en que me platicaste no tenia ganas de ir o simplemente no podía ir contigo. Pero me quede callado(a); no quería quedarte mal y veo que fue peor al ultimo. Las cosas se pusieron peor. En verdad me importas y me gusta la relación que llevamos los dos y que por una tontería mía todo esto se venga abajo. Simplemente tenia pena el decirte que NO. –

No lo se o algo así. Siempre es bueno hablar desde el corazón y sinceramente. Y, cuando lo haces la otra persona se pone muy feliz porque en verdad lo estas tomando en cuenta. Existen muchísimas situaciones como estas o completamente diferentes; siempre hay algo que hicimos por ahí con respecto a otras personas y los pensamientos incómodos que se generaron nos persiguen como nuestra sombra. En verdad es muy fácil hablar directo. Y si el o ella no lo hace contigo; pues tu hazlo, es mucho mas fácil y mas gratificante al ultimo.

Siempre existen como esos fantasmas y actitudes que nos persiguen siempre; a veces no los recordamos pero algunas personas cuando las vemos nos recuerdan de que ahí están. Depende de ti el poder encararte contigo mismo(a) y disculparte con aquella persona.

Siempre es mejor hablar desde el corazón y como nos sentimos al respecto a ese alguien. Las recompensas son ¡ENORMES!

*Samsara: En el budismo existe algo que se le llama samsara y se refiere a nuestras lecciones de vida. Imagina que hay una situación en la que tú cometiste un error, no solucionaste algo o simplemente no aprendiste del error en ese momento. Volver y volver a caer en la misma piedra es Samsara. Entonces hay situaciones en tu vida que son negativas y que llevan una experiencia y una enseñanza hacia ti. Generalmente estos samsara no son nada lindos; son las lecciones de vida y depende de ti como afrontarlas.

 Cada determinado tiempo la situación se vuelve a presentar ante tus ojos y se supone que en ese preciso momento es cuando debes aprender tu lección o si no serás golpeado por la misma. El no abrir los ojos y no comprender una situación dolorosa por así decirlo, es Samsara. Y cada ves que esa situación se presente en nuestra vida nos golpeara más y más fuerte cada vez. Es ese Karma que nosotros mismos generamos y es REAL.

Mientras no aprendamos de nosotros mismos seguiremos cayendo y nos seguiremos golpeando más y más fuerte con la mismita situación. De nosotros depende parar este ciclo toxico que nos persigue disfrazado en malas experiencias. Porque siempre hay algo lindo e interesante que debamos aprender. Depende de nosotros mismos; siempre depende de nosotros mismos y de nadie más…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada